martes, 10 de febrero de 2015

Consejos para elegir el mejor colegio donde irán tus hijos



El colegio es el lugar donde los niños conocerán a sus primeros amigos,, adquirirán sus primeros conocimientos, hábitos sociales y  que marcarán sus vidas. Elegir el mejor centro educativo para tus hijos es una decision muy importante a las que tendrás que enfrentarte en sus primeros años de vida.
Hay que tener en cuenta lo siguiente:

1. Experiencia docente. La trayectoria del equipo de docentes que forme parte del centro educativo que elijas es fundamental. Es importante que estos profesionales sigan con un continuo proceso de aprendizaje y desarrollo.
2. Innovación pedagógica. El colegio debe proporcionar al alumno las máximas posibilidades de desarrollo en las distintas áreas de conocimiento, desde los primeros meses de vida hasta la Universidad».
3. Bilingüismo. Es importante que el centro cuente con un sólido proyecto de idiomas reforzado con una amplia oferta de intercambios internacionales para potenciar el aprendizaje de las distintas lenguas. Elige un centro bilingüe, que imparta al menos el 50% de la jornada en inglés. Además, debes valorar muy positivamente que ofrezca el aprendizaje de otros idiomas como el chino, el alemán y el francés, desde los primeros años de vida.
4. Atención personalizada. El centro educativo debe ofrecer un seguimiento personalizado de los alumnos y atención a las familias.
5. Comunicación fluida. La escuela debe poner a tu disposición informaciones sobre la evolución y la actividad escolar de tus hijos. Además, debes asistir a tutorías de forma regular.
6. Número reducido de alumnos. El número máximo de niños por aula, para que la atención sea óptima, debe rondar entre los 20-25 alumnos.
7.  Las aulas. Deben tener acceso a las nuevas tecnologías desde los primeros años de vida ya que contribuye a la mejora del rendimiento y la velocidad del aprendizaje de las distintas materias.
8. Educación en valores. Es fundamental que los más pequeños crezcan en un entorno altamente afectivo, fundamentado en los valores de respeto, responsabilidad, autoestima, solidaridad y trabajo para la paz. En este sentido, es importante que la comunidad educativa en general predique con el ejemplo.
9. Atención a las diferencias individuales. El centro elegido debe ofrecer proyectos educativos que tengan como principales objetivos la atención a la diversidad y favorecer la realización plena del alumno en su dimensión personal y social.
10. Psicomotricidad y actividades deportivas. En aras de favorecer el equilibrio en el desarrollo físico, emocional, intelectual y afectivo de los alumnos, es importante integrar diferentes disciplinas a lo largo de su vida.
Para cerciorarnos de que hemos tomado la decisión adecuada, debemos hacer un seguimiento del ambiente del centro, del estado de ánimo y la motivación de los niños y la disponibilidad del profesorado.

(Fuente ABC)

Cómo educar a los hijos sin gritarlos





 Muchos padres y madres confiesan que han gritado a sus hijos en alguna oportunidad para educarlos. ¿ Es bueno eso? . Cierto es que hoy en dia, las prisas, el estrés de la casa, el trabajo, de llegar a fin de mes etc. ..., favorece que podamos estallar con una palabra más alta que la otra cuando un hijo no hace caso a las órdenes de  sus padres. Al final, el estrés de los padres lo pagan los hijos.

Según Tania García, experta en Educación Respetuosa y asesora familiar, educar con gritos, no es más que un sistema fácil y cómodo al que recurren los padres. Es decir, «como no tienen otras herramientas, deciden hacer uso de aquello que han conocido cuando ellos eran pequeños, aunque no se sientan bien llevándolo a cabo».

Cada vez es más habitual encontrar familias que  lo resuelven  todo a gritos y parece imposible dar vuelta atrás, a las conversaciones sin elevar la voz. Hay que reflexionar sobre esto  porque las consecuencias negativas de los gritos a nuestros hijos son múltiples y nada de beneficio. Educar gritando les aporta: malestar constante, estrés, problemas de concentración, desmotivación, frustración, rabia, baja autoestima, desatención, mal ejemplo (si gritamos, ellos gritarán), y un largo etcétera».

Pero es posible educar sin gritos, aunque conlleva un esfuerzo por parte de los padres para ello hay que tener presente los siguientes pasos: 

1.  No olvidarse que los niños son niños, no adultos. Es decir, los niños no ven la vida como nosotros la vemos, ni razonan de la misma manera. No tienen maldad, no van más allá, ni hacen las cosas por detrás.
Los niños piensan como niños, ven una oportunidad de juego en cada situación, aprovechan cada minuto para tener tiempo libre, sin obligaciones, sin normas, juegan y disfrutan del día. Por eso, es importante que, ante una situación de conflicto con los hijos, antes de actuar, de gritar, uno se pare a mirar desde la perspectiva del pequeño, su punto de vista.
Es importante entender que, lo que para los padres es un dilema enorme, para ellos ha sido una decisión propia, sin ninguna maldad. Por ejemplo, si el niño de 8 años ha traído una nota de la profesora en su agenda porque no hizo los deberes, lo aconsejable es leer la nota, respirar y pensar : es un niño, seguramente esté harto de la cantidad de deberes que le ponen, o bien, no le salían muy bien o le parecían aburridos y decidió no hacerlos». Entonces, se sigue solucionando «el altercado», pero los padres ya se han parado los pies y evitado este primer impulso de gritar enfadados.

2. Reflexionar: una vez dado el primer paso hay que reflexionar en cada situación. Es decir; respirar hondo y pensar si aquello que ha hecho es tan grave, tan importante o, por el contrario, es algo que se puede pasar por alto porque a mí como adulto me parece mucho, pero para él es simplemente una manera de hacer.
Toca reflexionar: ¿es tan grave? Si los padres consideran consideran que sí, lo mejor es respirar profundamente y disponerse a solucionar el problema. Con la empatía y la reflexión, se podrán prevenir y evitar muchos conflictos, porque se rebajará la ira y se podrán ver las cosas de otro modo. Solucionarlas sí, pero no de forma violenta ni angustiosa.

3. Escuchar activamente: en muchísimas ocasiones, cuando hay algún conflicto en casa, los padres no escuchan la versión de los hijos, no se les da ni siquiera la oportunidad de explicar sus motivos. Los niños siempre tienen un motivo para hacer lo que hacen, y éste, no tiene nada que ver con el motivo que los padres puedan imaginar. Hay que darles la oportunidad de expresarse, de explicar lo sucedido
Entonces, hay que preguntarle: «Cariño, ¿por qué no has hecho los deberes de matemáticas?». Y será ahí cuando los padres se sorprenderán, porque contestará: «Pues porque ya sé hacerlo, preferí jugar con mis legos y, además, ¡practiqué las multiplicaciones con ellos!». De esta forma los padres habrán escuchado activamente,  poniendo atención, interés… y habrán comprobado que lo dice de verdad, que no hay ninguna mala intención, que realmente practicó los deberes de una manera mucho más manipulativa, creativa y que no lo hizo para fastidiar.

4. Diálogo: el diálogo es una de las herramientas más importantes para educar a los hijos. Hay que explicar, dialogar, expresar los diferentes motivos y lo que se espera con toda la comprensión y la serenidad del mundo.
Es muy recomendable dialogar tranquilamente con un tono de voz sosegado, mirándole a los ojos y poniéndose a su altura. Hay que explicarle por qué es preferible que realice los deberes, con fundamento y asegurándose de que lo entienda. Por ejemplo, si se le dice que «sino el día de mañana no será nadie», no se le está ofreciendo un diálogo comprensivo porque lo único que se consigue actuando así es amenazar y cohibir… Hay que darle explicaciones que pueda comprender, en buen tono y sin meter miedos ni temores.

5. Tiempo de calidad: es importante e imprescindible pasar tiempo junto a los hijos. Es difícil con esta sociedad en la que vivimos, pero debe ser uno de los objetivos principales. Y debe ser tiempo de calidad. ¿Qué significa esto? Pues llenar el tiempo de escuchar y ser escuchado, juegos en familia, contar cuentos, hacer manualidades, relajarse juntos en el sofá, ver una peli de su gusto, ir a pasear en bici, hacer un bizcocho, etc., etc. Todo esto desechando el móvil o tablet. Este vínculo afianzará la relación y quitará a los padres las ganas de gritar y fomentará una comunicación positiva.

6. Pedir perdón: Es muy importante enseñarles a pedir perdón cuando hayan cometido una falta.Si por el estado de ánimo y estrés de los padres se han saltado todos los consejos y acaban gritando y perdiendo los papeles… lo mejor es, cuando se calmen, pedir perdón y retomar uno por uno todos los consejos y aprovechar para remendar lo equivocado..


(fuente: Diario ABC)

miércoles, 14 de enero de 2015

La urbanidad en la educación de los hijos







La urbanidad son una serie de normas de conducta  fundamentales para tener una mejor relación con las personas que convivimos,
Hay que tener muy en cuenta que las cosas se piden con un “por favor”, saber dar las gracias, ceder el asiento a las personas mayores o discapacitadas en un bus, no faltar el respeto a los mayores, tener buenos modales en la mesa etc.
Pero como todas las reglas, leyes o normas, no solamente es suficiente con saber que existen, sino que hay que ponerlas en práctica. A diario, en cualquier situación se puede ser cortés. No hay que desaprovechar ninguna ocasión por dos motivos: poner en práctica lo que nos han enseñado y a su vez dar un estupendo ejemplo a los que nos ven.
Puedes ser que una persona destaque por sus conocimientos y tenga una buena carrera profesional, pero sin una buena dosis de "urbanidad" puede que sea la persona menos querida de su entorno. Saber agradar, comportarse de modo correcto en cualquier ocasión es algo primordial.
La buena conducta se debe dar  desde que se nace, respetando horarios , tener al niño bien limpio etc.
mas adelante cuando el niño va creciendo se fija como se comportan sus padres y hermanos y ellos empiezan a seguir esas pautas, por eso es muy importante darles muy buen ejemplo: no hablar a gritos, enseñarles a ser respetuosos,  tener buen vocabulario me refiero a no hablar lisuras delante de los niños, respetar los buenos modales en la mesa, saber respetar turnos, tener respeto a las personas mayores en fin hay muchas pautas que hay que tener en cuenta pero que es muy bueno llevarlas a cabo, si queremos que las personas sean  bien educadas.

Páginas vistas en total

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin